Vuelve a comenzar

Posted by on Nov 16, 2015 in LifeHack

“iPhoneography” y la Nueva Fotografía Conversacional

Posted by on Feb 8, 2012 in Fotografía

“Desde que se inventó Instagram ya todos se creen buenos fotógrafos” ★

Hay en mi timeline un twittero-fotógrafo (o quizá viceversa) que se la pasa quejándose de cómo todos ahora nos creemos buenos fotógrafos. Este individuo, además de vanagloriarse por el profundo conocimiento fotográfico que según él posee, cotidianamente espeta comentarios en contra de los que hoy en día, desde su móvil, toman y comparten fotografías que en muchos casos podrían calificarse incluso mejores que las que él toma.

Y es qué ¿cómo es posible que ahora cualquier hijo de vecino armado con su iPhone y con cuenta en Instagram pueda tomar fotografías realmente bellas que hagan dudar a simple vista si fueron hechas con un móvil o con una DSLR? Si no me crees búscalo, y para una muestra haz click aquí. http://www.pixiq.com/article/amazing-iphone-photos

Incluso, en septiembre pasado, CNN publicó un pequeño quiz que sirve para descubrir si realmente puedes distinguir la diferencia entre una foto tomada por un teléfono móvil o una DSLR: http://edition.cnn.com/2011/IREPORT/09/22/phoneorslr.quiz.irpt/index.html

Es una realidad, gran parte de las fotografías disponibles hoy en día en Internet fueron tomadas con teléfonos móviles, y no hace falta más que visitar las estadísticas de las cámaras más populares en Flickr o recordar que hoy en día, según Mashable, en Facebook se suben alrededor de 250 millones de fotografías al día, para darse cuenta que la fotografía, tal y como hoy la conocemos, está cambiando.

En este nuevo mundo, donde el verbo más común es “compartir”, y donde cada día estamos redefiniendo nuestros paradigmas acerca de la privacidad, el contar con una buena cámara en el bolsillo para narrar nuestro diario devenir se vuelve no solamente útil, sino también necesario.

Los fabricantes de cámaras fotográficas lo han entendido bien, y por ahora apuestan todo a lanzarse al creciente mercado de las cámaras de lentes intercambiables sin espejos (mirrorless), que fuera primeramente abordado por Olympus y Panasonic, y posteriormente por Sony, Nikon y Canon. (Incluso se anunció en Wired que Leica también está trabajando en su propio modelo mirrorless, que será presentado en Photokina 2012).

Sin embargo esto no queda ahí, en este mismo mundo, donde todo se ha vuelto digital y nos empeñamos en ver todo a través de una pantalla, los fabricantes de teléfonos móviles siguen buscando la manera de contar cada vez con una mejor cámara fotográfica incluida en sus equipos.

Así pues, estamos hablando de convergencia. Vivimos una época en la que ya no tenemos que utilizar una agenda, bloc de notas, walkman, guía roji, o incluso la misma computadora para organizarnos; y de la misma forma, poco a poco iremos prescindiendo de la tecnología fotográfica tradicional, basada en espejos, para poder transmitir la esencia de este tipo de expresión artística.

Es tal la convergencia tecnológica que hoy en día es igualmente posible hacer una llamada que transmitir un concierto en vivo utilizando solamente la cámara integrada en un teléfono; y como consecuencia de esto, es obvio que comiencen a surgir no solo aplicaciones, sino nuevas tendencias como la “Fotografía Conversacional” que nos permitan perfeccionar aún más el nivel de expresión que se puede lograr con este aparato.

El mundo y la manera en la que nos relacionamos están cambiando, y la tecnología fotográfica reciente está dando paso a nuevas maneras de expresión basadas en las conversaciones presentes en las redes sociales.

Fred Ritchin, profesor de fotografía e imagen visual en la Universidad de Nueva York, y autor del libro “Después de la Fotografía” -que en México es editado por Ediciones Ve en colaboración con Fundación Televisa- comenta en su primer capítulo acerca de cómo a raíz de los avances en la tecnología de manipulación digital, la fotografía tradicional ha sufrido una transformación muy importante, a tal grado que hoy en día percibimos esta actividad de una manera muy diferente:

“El acto fotográfico –que alguna vez requirió de la presencia de un observador y un observado, de la destilación y la creación del aura, del enfoque no sólo de la lente sino de nuestra mente intuitiva– evoluciona hacia una estrategia comunicativa más pronta y omnipresente, casualmente representada en el uso de teléfonos y asistentes digitales personales, webcams y satélites”

La fotografía conversacional es todo un nuevo campo de estudio. Es más, el fin de semana pasado @vuelodigital publicó una nota acerca del primer curso de “iPhoneography” que se imparte en Londres; y para los interesados hay que decirlo, en México también hay un curso de esta naturaleza, y es impartido por la Fundación Pedro Meyer: iPhonografía.

Forget

Posted by on Dec 8, 2011 in Fotografía, LifeHack

image

I believe there is always a big reason behind any trip. Despite that it might be for vacation, a day off, a weekend, or even a business trip, there is always another hidden and more powerful reason -prepared perhaps by the universe, our own energy, or God- for doing the traveling. 

Sometimes you might notice it, sometimes you might not,  but the reason is there, intact, and there is nothing you can do against this kind of conspiracy from life.

I believe that traveling is a moment for you to clean things inside, to change, to see life from another perspective, to re-think, to let you feel again, more deeply, more intense. 

It might be also a chance for you to move on, to get away from suffering, to start healing, to smile, to see the sun and the brightness and magnificence of your life through the window, or even better, through your own eyes, again.

Sometimes it is difficult to realize this reason, as daily life somehow, sometimes, maintains our minds away, worrying us about what is urgent and making us postpone what is really important.

That is why I always try to have a break, to relax and think about myself, and my own life.  I try to recap, to make a summary of what I have lived between this trip and the previous one.  Somehow it feels like evolution.

Today, suddenly, without too much effort, and exactly just a few moments before taking this plane to get back home, the real travel begins, and lets me realize the true reason behind.

A Piano Falls

Posted by on Nov 17, 2011 in Fotografía

Piano

Over my shoulder a piano falls
Crashing to the ground

I can’t believe that I believed I wished
That you could see

Infierno

Posted by on Nov 6, 2011 in de Bolsillo, Fotografía

Infierno - Tierra - Purgatorio - Cielo
Colombia, 2009

 

Niño Soldado

Posted by on Sep 7, 2011 in Fotografía

Niño Soldado - Warszawa

El Monumento al Niño Soldado, en Varsovia, Polonia. 2008.

 A veces uno no sabe para qué toma las fotos en realidad, pero es curioso darse cuenta que años después toman otro significado.

I Grieve

Posted by on Aug 30, 2011 in Lounge

it was only one hour ago
it was all so different then
nothing yet has really sunk in
looks like it always did
this flesh and bone
its just the way that we are tied in
but there’s no-one home

i grieve for you
you leave me
‘so hard to move on
still loving what’s gone
they say life carries on
carries on and on and on

the news that truly shocks is the empty empty page
while the final rattle rocks its empty empty cage
and i can’t handle this

i grieve for you
you leave me

let it out and move on
missing what’s gone
they say life carries on
they say life carries on and on and on

life carries on
in the people i meet
in everyone that’s out on the street
in all the dogs and cats
in the flies and rats
in the rot and the rust
in the ashes and the dust
life carries on and on and on and on
life carries on and on and on

its just the car that we ride in
the home we reside in
the face that we hide in
the way we are tied in
life carries on and on and on and on
life carries on and on and on
did i dream this belief?
or did i believe this dream?
now i will find relief
i grieve

Hoy me di cuenta que siempre habías estado aquí, desde el primer día.
También descubrí que estás bien y que puedo dejar que te vayas, y que descanses en paz.
Siempre estarás en mi corazón. Siempre seremos cuatro.

Sueño a Diario

Posted by on Aug 28, 2011 in Cuento, Fotografía

Había leído ya bastante como para creer que él mismo era parte también de una novela

Cuzco, Perú, 2010

ERA UN DÍA CUALQUIERA, de esos en los que nunca sucede ningún acontecimiento importante, digno de destacarse en algún diario, almanaque o libro de historietas.  Sin embargo, como a veces suele suceder, los eventos menos importantes para unos son los más trascendentes para otros.  Diego caminaba rumbo a su casa.

Recorría la banqueta de la izquierda de la Avenida Principal mientras veía pasar los automóviles en dirección contraria a la que él llevaba.  Tenía en su brazo derecho unos libros de literatura contemporánea, y en el otro llevaba su mochila repleta de hojas, símbolos y letras.

Diego era un tipo de veinticinco años de edad que terminaba su carrera de ingeniería, y aunque parezca inverosímil, le gustaba leer novelas y relatos en sus pocos ratos libres.  Había leído ya bastante como para creer que él mismo era parte también de una novela, y que a la vuelta de la esquina próxima se toparía con aquella mujer de cabello negro y tez blanca, con ojos negros, grandes y brillantes que serían escoltados por un ejército de hermosas pestañas que lo mirarían con la firme intención de arrebatarle apasionadamente un latido de su corazón.

La mujer, también en sus veintitantos años, portaría un vestido claro, estampado con pequeñas flores azules, de tela suave que dejaría discretamente al descubierto el contorno de su cuerpo.  Su sonrisa sería el misterio más profundo en ese instante. ¿Cómo sería su sonrisa? Como toda mujer, es de las cosas que más esconde al momento de pasar frente a un desconocido pero, para fines de novela, su sonrisa debería ser perfecta, delicadamente formada por unos labios carnosos, dulces, de esos que entreabiertos piden a gritos que les robes un beso.

La banqueta era deforme, a veces desaparecía y se transformaba en una entrada para autos, otras veces parecía haber sido destruida deliberadamente.  Diego sorteaba estas vicisitudes y se aproximaba a la esquina.  Como todos los días, guardaba siempre la esperanza de encontrarse con ella.

Empezó a caminar más lento al aproximarse al final de la banqueta, pues pensaba que debía darle tiempo a la mujer para llegar, quizá se habría detenido ante una luz verde para los autos en un crucero cercano.  Diego debía ayudar al destino y darle una oportunidad más.  Mientras se acercaba, daba los pasos cada vez más despacio y el tiempo entre cada uno poco a poco se iba incrementando, hasta parecer a lo lejos que meditara seriamente antes de dar un paso adelante.

Para Diego ese encuentro era lo más importante de su vida, era la razón por la cual siempre decidió alejarse de sus amigos a la salida de la universidad y tomar el trayecto largo de regreso a casa.  Quería verla de nuevo, escuchar sus pasos, sentir su esencia, respirar su perfume, robársela un poco con un suspiro cuando esa fracción de segundo, en la que los cuerpos se encontraban, sucediese al fin.

Llegó al lugar exacto, justo junto a aquél colorín que levantaba ferozmente con sus raíces la banqueta y la calle a su alrededor.  Era una sombra gentil, agradable, que dejaba filtrar unos leves rayos de sol; era el ambiente exacto para aquel encuentro tan esperado.  Diego suspiró profundamente y cerró por un instante los ojos.  La mujer pasaba junto a él.  Ella lo miraba y le clavaba los ojos en los suyos, y por un instante el mundo se detenía, sus almas se veían a través de esas ventanas y se enamoraban en un segundo.  Diego sentía su presencia, rozaba levemente su brazo descubierto y se le enchinaba la piel.

Sonrió y soltó la respiración.  Abrió los ojos.  -Qué idiota- pensó. Diego se encontraba solo, junto a aquel colorín, haciéndose acompañar de sus recuerdos.